martes, 23 de noviembre de 2010

UNA CARTA DE UNA ESPOSA TRISTE

Han pasado muchos años y estamos juntos, sin embargo no nos acompañan los sueños sobre los que construimos nuestro amor.
Ha pasado el tiempo y en el baúl de mis recuerdos quedaron guardados mis sueños y mis ilusiones, esperando a ser desempolvados quizás algún día puedan hacerse realidad, mientras tanto la vida continúa y no hay otra opción sino aprender a saborear lo amargo, solo así encontraré la dulzura en mis lágrimas acompañadas de soledad.
Me gustaría escuchar la melodía de los te amo, heridos a muerte con el fusil de palabras encontradas, esos que nacieron un día bajo el brillo de ojos enamorados y hoy mueren lentamente en los brazos de la oscuridad de nuestras vidas.
Quisiera despertar las caricias dormidas en la mustia rutina que custodia hoy nuestras vidas, esas que estremecian nuestros cuerpos con el éxtasis de la pasión.
Como atrapar nuevamente los abrazos que escaparon por las ventana de la indiferencia huyendo inevitablemente sin poder alcanzar su vuelo, quiero un abrazo que atrape mi corazón y que deje volar por un momento la razón.
Hoy quiero escribir en la agenda de tus pensamientos los mil te amo callados, grabar en tus pensamientos la suavidad de mis caricias, quiero despertar en la cima de tus sueños para desde allí alcanzarte, quiero caminar entre las nubes y desde allí bajarte con un beso, quiero dormir en tus pensamientos para no despertar a la amargura de tu olvido, quiero soñar que es un sueño esta ausencia de ti, quiero despertar a la luna que se durmió en desencuentros, quiero gritar que estamos juntos para olvidarme que aunque estás… Hoy no estás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada